miércoles, 7 de septiembre de 2016

Datando buitres negros

Uno de los días que estuve muestreando herpetos en Ledesma, di con un pequeño bando de unos treinta buitres (negros y leonados), que volaban bastante bajo.

Hice varias fotos (a los negros más cercanos sobre todo), para datarlos al llegar a casa, y así estrenar la ficha que Dick Forsman dedica a esta especie en su nueva guía: "Flight Identification of Raptors of Europe, North Africa and the Middle East".


Empecemos con el primer ejemplar:

Buitre negro (Aegypius monachus) de segundo año.

El hecho de que todas sus secundarias sean de primera generación (uniformes en color y con el borde apuntado), aleja la posibilidad de que sea un ave de más de dos años de edad. Por tanto, nos quedamos con que es o un ave de este año, o del pasado:

Para empezar, el desgaste que presenta en primarias y secundarias no sería propio para un ave emplumada este mismo verano, aunque con los buitres nunca se sabe, pues es frecuente verlos pelear entre ellos en las carroñadas, lo que puede acelerar el desgaste de las rémiges.
Mirando en detalle las imágenes, observamos que las pp. más internas (P2 y P3 sobre todo) son más oscuras y están mejor conservadas que el resto de plumas contiguas, lo que indicaría que son nuevas (de segunda generación), y por tanto, que estamos ante un ave nacida en 2015.


Detalle de las primarias más internas renovadas.



Segundo ejemplar:


Buitre negro (Aegypius monachus) de tercer año.

Este ejemplar presenta una muda en primarias que alcanza la P7, y un 40-45% de sus secundarias ya son de segunda generación. Por tanto, debe ser un pájaro del 2014.


Tercer ejemplar:

Buitre negro (Aegypius monachus) de cuarto año.

Pienso que este buitre tan estropeado debe de tener unos cuatro años y pico, por el avanzado estado de la muda de primarias, que alcanza a las más exteriores.
Además debe de ser peleón en las carroñadas...¡mirad cómo tiene las secundarias!


Cuarto ejemplar:




Buitre negro (Aegypius monachus) adulto.

Quizá esta sea la edad más fácil de reconocer, pues basta con mirar el tono de la cabeza y el pico: color crema con marcas oscuras en el entorno del ojo y la garganta, y gris pálido respectivamente. Si nos fijamos en los anteriores ejemplares veremos que éstos tienen la cabeza marrón oscuro y el pico oscuro igualmente, lo que indica inmadurez.

Otro detalle a remarcar es el pecho estriado, que lo presentan tanto adultos como subadultos.



Y eso es todo...¡qué gustazo disponer de guías así!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada