jueves, 23 de julio de 2015

Una mañana cualquiera por La Guareña

- La Guareña, como ya he dicho muchas veces, es una comarca zamorana, colindante con las provincias de Salamanca y Valladolid, donde predomina el cultivo de secano, alternado (cada vez más) con el de regadío. Posee abundantes pinares (Pinus pinea) y alamedas (Populus alba y Populus nigra) dispersos, formando islas entre los cultivos que albergan gran cantidad de especies.

Es una comarca que visito a menudo, pero siempre hay zonas que por lejanía, escaso interés faunístico (aparentemente) u otros motivos, se me escapan.
El pasado sábado 12 de julio, visité una de esas zonas, en busca de odonatos, con el fin de ir rellenando cuadrículas poco muestreadas para un futuro Atlas de Odonatos de la provincia de Zamora que por el momento está en prooceso.

Gravera visitada para el muestreo, en el t.m de Parada de Rubiales.

Ciertamente, la mañana no destacó por los odonatos, en parte debido a que la UTM muestreada poseía pocos puntos de agua, dato perfectamente extrapolable al resto de la comarca.
Al mediodía mejoró la situación, ya que acabamos en La Armuña, concretamente en el t.m de Aldeanueva de Figueroa, donde la situación cambia radicalmente, ya que aquí no faltan las charcas.

Tórtola europea (Streptopelia turtur) adulta bajando a beber.

Para buscar odonatos no hace falta madrugar mucho, así que a media mañana empezamos con  la tarea.
El primer lugar (unas graveras), no deparó observaciones de interés de ninguno de los grupos habituales: algunas Tórtolas europeas, Rabilargos, Milano real, ningún odonatos y apenas una Lagartija colilarga...

La segunda parada, en una charca no muy lejos de allí, destacó por sus herpetos, comunes, pero muchas veces difíciles de ver, como son el Sapo de espuelas y el Gallipato:

Larvas de Gallipato (Pleurodeles waltl) muy desarrolladas.






Volviendo al fondo tras respirar.

Larva poco desarrollada de Gallipato (Pleurodeles waltl

Su confiadez extrema (como se ve en una de las fotos) me preocupó bastante. Esperemos que para cuando llegue la garza o la cigüeña estén un poco más avispados y no caigan tan fácilmente.
Unos 60 estimé.

Compartían sitio con unos cuantos Sapos de espuelas, también en diferentes estadíos del desarrollo larvario, desde renacuajos (muy grandes) a post-metamórficos:

Mostrando el detalle de la espuela, en su pata posterior, que usa para excavar.

Larva y metamórfico de Sapo de espuelas (Pelobates cultripes)


Por supuesto, también había Ranas comunes:




Secuencia del canto de una Rana común (Pelophylax perezi).


El tercer punto de agua con resultado positivo, ya en Aldeaueva, nos deparó una escena donde la rana también sería protagonista:





Culebra viperina (Natrix maura) devorando una Rana común (Pelophylax perezi).

Aunque se retorció todo lo que pudo, la Natrix la tenía bien agarrada, y no pudo soltarse, al menos en el tiempo en que estuve yo mirando.

Además de este ejemplar, encontré otros tres, de 19, 20 y 38 cm. Eran dos juveniles y  un joven, respectivamente:

Uno de los juveniles (Natrix maura).

Comparación de los dos juveniles con la huella de un pie.


En el cuarto punto de agua, también en Aldeanueva, aparecieron los odonatos en abundancia. Algunos de ellos fueron:

Anax imperator hembra desovando.

Orthetrum cancellatum macho.

Crocothemis erythraea macho.

Lestes barbarus macho.

Erythromma viridulum macho.

Tándem de Erythromma lindenii.

Tándem de Coenagrion scitulum.

Sympetrum fonscolombii macho.

Es inevitable encontrarse pollos y adultos de Azulones, Zampullines chicos, Fochas, Gallinetas, o Rascones en los muestreos:

Focha común (Fulica atra) juvenil.

Gallineta común (Gallinula chloropus) adulta.

Acabo con un Aeshna affinis que encontramos en un pinar de Ferreruela de Tábara un día antes:


Aeshna affinis.

Un saludo,
Miguel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada