miércoles, 3 de febrero de 2016

Cómo diferenciar gaviotas argénteas de sombrías y patiamarillas de primer invierno

Recientemente, me han pedido varias personas que elabore unas claves para diferenciar a la gaviota argéntea de las más comunes patiamarilla y sombría, durante su primer invierno.

Pues bien, aquí las tenéis. Desde mi limitada experiencia, intentaré hacer algo más accesible a aquellos interesados, la identificación de una gaviota argéntea de primer invierno. Antes de empezar, quiero aclarar un par de detalles:

- Sólo trataré las aves más típicas. La variación individual en este grupo es amplísima, y por tanto, no todas las gaviotas que veamos en el campo las podremos identificar; al menos no con la información de este post.

- La identificación de una gaviota grande debe basarse SIEMPRE en una suma de rasgos; en ningún caso debemos atenernos a uno sólo, porque seguramente nos equivocaremos. Ninguna característica es única de ninguna gaviota.


Para el que quiera ampliar la información, le recomiendo dos de mis blogs de referencia:

LARUS (Gabi Martín). Centrado sobre todo en las gaviotas del centro peninsular, pero también del resto de España e incluso de otras regiones.

Larus.eus (Asier Aldalur). Centrado principalmente en las gaviotas de la costa vasca.

Ellos realmente saben del tema, y además, comparten sus conocimientos a través del blog. ¡No se puede pedir más!


Comenzaré comentando lo primero que me llamaría a mí la atención de una argéntea típica, en un contexto centro-ibérico (donde la gaviota predominante es la sombría):

- Estructura compacta, que le viene dada por la corta proyección primaria. Las abundantes sombrías y también las patiamarillas son más "estiradas".
- Cobertoras con mucho blanco.
- Patas sensiblemente más cortas que las sombrías. Suelen ser de un tono rosáceo muy llamativo.

Estos tres detalles son favorables para una gaviota argéntea, pero no definitivos. Hay que seguir observando:

- Escapulares de un tono claro, con diseños en forma de anclas bastante definidos.
- Terciarias con bordes en forma de sierra.
- Coloración del pico: Es típico que sea bicolor (rosado-negro) o al menos con la base rosada, pero también puede ser negro completamente

Con todos estos rasgos tan favorables, es muy probable que estemos ante una argéntea, pero no acaba aquí la cosa. Hay que confirmarlo, y para ello, lo mejor es verla volar.
Nos mostrará cuatro rasgos (entre otros), muy importantes: la cola, el obispillo, las supracobertoras, las primarias extendidas y las axilares:

- Cola: Posee una banda caudal oscura relativamente ancha, que se va difuminando hacia el obispillo.
- Obispillo: Es barrado, al igual que las supracobertoras.
- Primarias: Muestra un gran panel pálido en las primarias internas. Este caracter debería descartar cualquier sombría de primer invierno.
- Axilares: Son de un tono suave, blancuzco, sin que existan fuertes contrastes.

Y esto sería, para mí, una argéntea típica. Lógicamente, es muy complicado mirar detalladamente todos estos rasgos en el campo (y más aún en un vertedero), pero sí que sería ideal observar todos los posibles, para afinar lo máximo en la identificación.

A continuación unas fotos con los rasgos más significativos señalados, que espero, sean de ayuda:

(Si no se conocen las diferentes partes del plumaje de un ave, es recomendable consultar cualquier guía de identificación, donde suele aparecer al inicio del libro un esquema con las diversas partes señaladas).


  • Gaviota argéntea (Larus argentatus):







  • Gaviota patiamarilla (Larus michahellis):






  • Gaviota sombría (Larus fuscus):



Comparativa con Larus argentatus.


Muchas veces resulta frustrante dedicar 15 o 20 minutos a una gaviota que luego resulta ser una sombría atípica, o que directamente vuela sin que podamos llegar a observarla detenidamente.
Pero... ¡qué sería de las gaviotas sin sus dificultades! Perderían toda su magia.

Una de las cosas que he aprendido en este tiempo que llevo dedicado a las gaviotas (por suerte aún me queda muchísimo por aprender), es que sólo se necesitan dos ingredientes para introducirse en este apasionante mundo: el primero, interés, y el segundo, paciencia.


Saludos a todos,

Miguel.

10 comentarios:

  1. Muy chulo. pues mira que ando yo pensando en hacer algo parecido con juveniles de pati y sombria.....pero me falta lo tercero un buen lugar accesible (costa o vertedero!!). Buen dia!

    ResponderEliminar
  2. Una entrada muy útil, seguro que nos anima a muchos a empezar a fijarnos en las gaviotas, enhorabuena!
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por esta entrada Miguel!!!
    A mí personalmente me sirve de mucho.

    Saludos desde León

    ResponderEliminar
  4. Interesantísima. La voy a tener muy en cuenta. Muchas gracias por aclararnos un campo tan complicado. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué, Pepe.
      Ahora la primera argéntea zamorana está más cerca ;-)

      Eliminar
  5. La mayoría de las guías (incluso las específicas de gaviotas), con su influencia "anglo-holandesa" ponen énfasis en separar las argénteas de lo demás (principalmente de las patiamarillas, que es lo más raro por allí) pero para mí aquí en el centro de España el principal avance al principio sería aprender a separar con ciertas garantías los juveniles y primeros inviernos de sombrías y patiamarillas, que como dices es lo más abundante.

    Y lo que hecho en falta un sitio dónde se incida -en plan clave secuencial, como has hecho aquí con las argénteas- en las diferencias entre patis y sombrías. En todo, caso muchas gracias por la entrada.

    Fernando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Fernando.
      Tienes toda la razón. Aun así, pienso que la mejor manera de aprender a diferenciar sombrías de patis es echándole horas en el campo, sobretodo.
      Hacer fotos, preguntar a gente con más experiencia...

      Saludos,
      Miguel.

      Eliminar